MÉRIDA, Yuc.- Uno de los pilares de la Mérida del futuro es la educación, ya que ello significará más oportunidades, mejores posibilidades de convivencia social y alternativa fundamental contra la desigualdad y pobreza, afirma Víctor Caballero Durán.

El ex secretario de Educación del Gobierno del Estado afirma que se han dado pasos importantes que han colocado a Yucatán y a su ciudad capital como referentes a nivel nacional por el impulso a la educación, la reducción del analfabetismo y la deserción escolar y el apoyo en becas a uno de cada tres niños en edad escolar.

Las cifras no dan lugar a dudas, recalca el ex titular del sector educativo: disminuyó en 34 por ciento la población sin certificado de primaria y secundaria que en 2015 sumaban casi 600 mil habitantes; por lo que Yucatán destaca como el cuarto estado con mayor reducción en ese concepto.

La deserción escolar en secundaria, uno de los niveles de mayor riesgo de abandono, disminuyó del 6.1 al 5.7 por ciento de 2015 a la conclusión del ciclo que terminó en el 2017; en bachillerato pasó del 14.1 a 13.7 y en primaria pasó del 0.4 al 0.3, lo que refleja que en Mérida, en el estado, estamos yendo por el rumbo correcto, señala Caballero Durán

En media superior, vamos por el mismo camino. Hace cinco años sólo 67 alcaldías contaban con preparatoria; hoy el 95 por ciento de los municipios del estado tiene escuelas de bachillerato, lo que ha hecho posible aumentar la matrícula en un 23 por ciento, señala.

“La educación es una herramienta que da acceso a más y mejores oportunidades, está demostrado que a mayor escolaridad mayores ingresos tendrá la persona”, señala el candidato quien destaca la fortaleza que tiene el estado y en particular Mérida que hoy concentra la mayor población y por ende la mayor cantidad de los servicios educativos.

Queremos que esa mejoría de la educación se refleje, por un lado, en el comportamiento y trato de la sociedad, que es tan apreciada por el visitante, atraído por la amabilidad de los yucatecos en general, y por el otro en mejores posibilidades de empleo y bien remunerados, afirma.

El ex secretario de Educación opina que hay mucho qué hacer en materia de educación, especialmente en las comisarías y colonias marginadas de la ciudad de Mérida, como medio para abatir la desigualdad y la pobreza.

Sin embargo, dice ser optimista por las expectativas de la ciudad gracias a las bases establecidas para el avance de la educación en general, incluidas instituciones de educación superior cuya matrícula ha crecido un 40 por ciento.

Tenemos el potencial educativo, para ser una ciudad de primer mundo, afirma el ex secretario de Educación, quien señala que hoy todos los niños en edad escolar y los jóvenes tienen garantizado un lugar en todos los niveles educativos.