Candelario Robles
MÉRIDA, Yuc.- Ante el golpe que representan los incrementos continuos al precio de los combustibles, el Consejo Coordinador Empresarial de Yucatán (CCE) exigió al Gobierno Federal la reducción de su gasto corriente, la reducción a los impuestos especiales a la gasolina y energía eléctrica, acelerar los proyectos de infraestructura energética, entre otras necesidades.

De lo contrario, aseguraron que los efectos inflacionarios se traducirán en el incremento del precio de productos y servicios en febrero, puesto que los empresarios ya no pueden seguir sacrificando utilidades.

En rueda de prensa, el presidente del CCE, Carlos Campos Achac, aseveró que la inflación golpea más a quienes menos tienen y Yucatán no es la excepción, lo que es un reto a revertir.

“El sector empresarial yucateco, comprometido con la sociedad, decidió absorber durante el año 2017 y lo que va del presente 2018, gran parte del incremento en sus insumos. Sin embargo, hemos de reconocer que cada vez resulta más complicado el mantener esta política cuando las alzas se siguen presentando”.

Los empresarios amagaron con incrementos a productos y servicios si la situación no mejora. 

Por lo tanto, y ante los hechos y circunstancias descritos, el Consejo Coordinador Empresarial de Yucatán (CCE Yucatán), solicitó al al Gobierno Federal lo siguiente:

1. Realizar un esfuerzo adicional de reducción en su gasto corriente.
2. Disminuir los impuestos a los energéticos, en especial a la gasolina.
3. Acelerar los proyectos federales de infraestructura energética, particularmente a los que favorezcan al sureste mexicano.
4. Que la Comisión Reguladora de Energía, la Secretaria de Energía y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público otorguen la homologación del costo de energía eléctrica con respecto a la del noreste del país.

Anticipan temporada 'de oro' para el turismo de convenciones