Redacción/ Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- Durante el primer semestre de 2017, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) otorgó 350 mil atenciones por enfermedades respiratorias, en hospitales de segundo y tercer nivel, sin embargo tras las bajas temperaturas pronosticadas para estos días, el número podría incrementarse y sobrepasar las 966 mil consultas registradas en 2016.

De acuerdo con la institución, ocho de cada diez atenciones son a causa de cinco padecimientos: rinitis (aguda, alérgica o crónica), asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), problemas en nariz y senos paranasales, y por enfermedad crónica de las amígdalas y adenoides.

Los rinovirus y algunos otros virus que causan gran parte de las enfermedades respiratorias, sobreviven mejor en climas fríos y su llegada se incrementa durante el invierno. El frío y las lluvias tienen mayor incidencia en la salud de los grupos vulnerables de la población, como los son niños y adultos mayores.

También te puede interesar: Cada vez hay más casos de hipertensión en Yucatán

Recomendaciones:

A propósito del frío y las lluvias que se presentan en los últimos meses del año, Juan Rosas Peña, director del Hospital General de zona número 30, recomendó a la población tomar medidas preventivas.

Entre ellas, señaló que es preferible lavarse las manos constantemente, cambiar de inmediato la ropa mojada o húmeda, tomar líquidos de forma abundante y acudir al médico ante los primeros síntomas de resfriado, para tener un diagnóstico preciso.

Resaltó que la mayoría de estos padecimientos se complican cuando no se atienden a tiempo. Un resfriado común puede complicarse y ocasionar neumonía, padecimiento que pone en riesgo la vida del paciente.

Los síntomas del resfriado común pueden ser causados por más de 200 virus distintos y los síntomas más comunes son ardor y picazón en la garganta, estornudos y secreción nasal.

Ante la proliferación de estas enfermedades, recomendó no automedicarse y acudir con el médico familiar de inmediato para recibir atención oportuna.

Aconsejó también incrementar el consumo de antioxidantes como vitamina A, E y C. La vitamina A se encuentra en frutas, vegetales de hojas verdes y amarillas, hígado, huevos y carne.

Por su parte la vitamina E está en la leche materna, germen de cereales, yema de huevo, avena y en legumbres de hojas verdes, mientras que la vitamina C se encuentra en la guayaba, chile poblano, perejil, coliflor, mandarina, naranja, toronja y hojuelas de maíz.