Joel Salazar/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- En el Estado y a nivel nacional se diagnostican cada año dos casos de esclerosis lateral amiotrófica (ELA) por cada 100 mil habitantes, una de las enfermedades neurodegenerativas más devastadoras que se caracteriza por una atrofia progresiva de todos los músculos del organismo y la musculatura que controla el movimiento coordinado de los ojos y los esfínteres sin producir alteraciones de la sensibilidad.

Este padecimiento se asocia a factores como la contaminación ambiental, pero también a la herencia genética y más recientemente se ha descubierto relación con una variedad de polio-virus.

A pesar de que es una enfermedad descubierta hace más de 100 años, hoy en día se carece de una terapia efectiva para su tratamiento, por lo que el pronóstico para los pacientes que las padecen es fatal.

También te puede interesar: Negocios 'sufren' por retraso de apoyos en elecciones

“La consecuencia de padecer esclerosis lateral amiotrófica es una debilidad progresiva que avanza hasta la parálisis total del enfermo, incluida la capacidad de comer, hablar y respirar normalmente.

La persona termina por fallecer debido a insuficiencia respiratoria en un término de 2 a 5 años en un 80% de los casos desde el inicio de la enfermedad, aunque en algunos casos puede durar un poco más”, aseveró José González López, neurólogo del Hospital T-1 del IMSS.

El especialista indicó que la ELA se diagnostica mayormente entre los 40 y 70 años de edad, aunque puede afectar un rango mucho más amplio y es más frecuente en varones.

Al igual que con todas las enfermedades incurables, el tratamiento es el control de los síntomas por medio de cuidados paliativos.