Luis fuente/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- El juzgado primero de control  de Mérida dejó en libertad a la mujer acusada de violencia familiar por su pareja sentimental, debido a que los fiscales no pudieron demostrar en qué lugar sucedieron los hechos, y porque se rompió la cadena de custodia en lo que se refiere al cuchillo utilizado para atacar a la víctima.

En su resolución, el juez Antonio Bonilla Castañeda señaló que los fiscales no realizaron una investigación adecuada sobre dónde ocurrieron los hechos y la detención de la acusada, pues el denunciante Rolando Josué N señala el predio 850 de la calle 117-A entre 102 y 104 del fraccionamiento Paraíso en Ciudad Caucel, al igual que el policía aprehensor de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), el informe del Policía Estatal de Investigación señala como calle principal la 107 entre 102 y 104 del Fraccionamiento Caucel II.

Por ello, continuó el juez en su explicación, no hay certeza de dónde sucedieron los hechos, pues a pesar de que en una audiencia anterior ese fue el motivo para que se declarara ilegal la detención de la acusada Karla María N., los fiscales no ahondaron en su investigación para aclarar esa situación.

También te puede interesar: Hoteleros piden al Gobierno millones para promoción turística

Otro punto fue que se rompió la cadena de custodia del arma utilizada en los hechos, ya que se presume que Rolando Josué tenía el cuchillo clavado en la espalda y se lo retiró un doctor del Centro de Especialidades Médicas para entregárselo al agente de la Policía Estatal de Investigación. Sin embargo, en ninguna parte de la carpeta de investigación aparece el nombre del médico, quien debió iniciar la cadena de custodia y no el policía.

Además, los fiscales exhibieron una factura expedida por este nosocomio, pero a nombre de un familiar de la víctima, y no se preocuparon por anexar el expediente clínico y lo que se le hizo a Rolando Josué en ese lugar.

Por todas esas anomalías de los fiscales, el juez Antonio Bonilla Castañeda decidió dictar la no vinculación a la mujer, pero quedaron vigentes las medidas de protección solicitadas por el denunciante, solo por 10 días, ya que así lo pidieron los fiscales.

En la causa penal 74/2018, se menciona que el pasado 23 de abril, aproximadamente a la 1:20 de la madrugada, la mujer discutía con su pareja sentimental Rolando Josué, en su domicilio ubicado en el número 850 de la calle 117-A entre 102 y 104 del fraccionamiento Paraíso en Ciudad Caucel.

Esta pareja tiene una relación desde hace cuatro años, y según la denuncia del afectado desde hace unos meses es víctima de actos abusivos de su mujer, como maltratos físicos y psicológicos.

El caso es que después de discutir, en un momento determinado Karla María se apoderó de un cuchillo de cocina y, aprovechando que Rolando Josué le daba la espalda, lo atacó.

La mujer clavó el cuchillo en la parte superior derecha de la espalda de su pareja sentimental, ocasionándole una lesión que tarda en sanar menos de 15 días.

El afectado, cansado de las vejaciones de su pareja solicitó la intervención de agentes de la Secretaría de Seguridad Pública, quienes la detuvieron.