Óscar Chan/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- Lo que inició como un proyecto escolar de dos jóvenes se ha convertido en un negocio rentable, en donde han puesto los ojos productores yucatecos: se trata de producir un original licor a base de jugo de naranja agria.

Las hermanas yucatecas Cristi Joaquina y Cecilia Argáez Rodríguez relataron que la idea de traducir el licor de naranja agria provino de una tarea escolar cuyo resultado se transformó en una visión emprendedora que ya rinde sus primeros frutos.

“Nosotras hemos tenido una buena aceptación en el mercado de los licores artesanales y ya buscamos impulsar este proyecto para irnos a lo grande e inclusive comercializarlo a nivel nacional e internacional”, agregaron.

Cristi Argáez precisó que gracias a la innovación juvenil con la que cuentan, además de que su casa existe un espacio grande donde han sembrado varios árboles de naranja agria, suficientes para producción, se ha logrado consolidar el producto hasta instalar una pequeña sucursal en Mérida.

“Hasta ahora tenemos una capacidad para producir hasta 200 litros mensuales y vamos a visualizarnos para duplicar el volumen este año y seguir con las altas ventas que ya registramos”, indicó.

Recordó que el negocio inició hace año y medio y actualmente trabajan en los trámites, marbetes y otros procesos con el Servicio de Administración Tributaria (SAT), con la finalidad de vender el producto a un nivel más alto.

“Vendemos hasta ahora a nivel local y tenemos un punto de venta en el Centro Histórico, sobre la calle 60 y a través de la página de Facebook, ‘licor de naranja agria’, donde concertamos los pedidos”, añadió.

Explicaron que la planta productora está ubicada en el periférico poniente y señalaron que el producto tiene un sabor muy particular. “La naranja agria es un producto que caracteriza a Yucatán”.