MÉRIDA, Yuc.- A una semana del cambio de autoridades municipales en Yucatán, siguen surgiendo irregularidades atribuidas a los alcaldes salientes.

El presidente municipal de Ticul, Rafael Montalvo Mata, emanado del PAN, afirmó que su antecesor, Camilo Salomón López, del PRI, dejó deudas por más de 300 mil pesos por el servicio de agua potable, desorden administrativo y vehículos desmantelados, por lo que analiza con su equipo de abogados las acciones legales que emprenderá ante la Auditoría Superior del Estado y denuncias ante la Fiscalía General del Estado.

“Recibimos un ayuntamiento abandonado, con muchas deficiencias no sólo materiales sino administrativas; recibimos vehículos en mal estado y desmantelados, desorden total en el proceso de entrega-recepción, falta de responsabilidad de los directores anteriores, y hoy estamos terminando el procedimiento para emitir el dictamen con la comisión que se formó y tomar las medidas legales que se tengan que ejecutar al respecto”, dijo.

Montalvo Mata agregó que previo a que rindiera protesta como alcalde se reunió con funcionarios de la Comisión Federal de Electricidad para evitar cortes de energía por deudas de la administración municipal.

“Hubiera sido demasiado lamentable que iniciáramos esto sin energía eléctrica, son muy altos los pagos pero hemos buscado la manera para que se evite a su vez cortar el agua potable. La anterior administración dejó una deuda por más de 300 mil pesos en ese rubro”, dijo.