MÉRIDA, Yuc.- Debido a las graves quemaduras en el 90 por ciento de su cuerpo, Cruz Jesús Chalé Pool, de 24 años de edad, falleció este jueves en el Hospital de Alta Especialidad en Mérida, lo que lo convierte en la segunda víctima fatal de la explosión ocurrida el fin de semana pasado en una fábrica de pirotecnia en Hocabá.

Continúan hospitalizados Francisco Alejandro Pech, de 32 años; Ricky Manuel Chuc Dzul, de 23; Manuel Chi Canté, de 28; Luis Antonio Cauich Vela, de 45, y Catalina May Magaña, esta última, en estado crítico.

La autopsia realizada por el Servicio Médico Forense determinó que la causa de la muerte de Chalé Pool fue falla orgánica múltiple secundaria a quemaduras de tercero y cuarto grados en 90 por ciento de la superficie corporal.

Sobre este fallecimiento, se informó que ocurrió poco después de las 2:30 de la madrugada en el Hospital de Alta Especialidad, debido a las quemaduras de tercer y cuarto grado en el 90 por ciento de la superficie corporal.

El cadáver de Cruz Jesús fue entregado en la tarde a sus familiares para ser trasladado a Hocabá para las honras fúnebres y luego darle sepultura.

Como informamos, en la tarde del sábado 7 pasado, una explosión en una fábrica clandestina de pirotecnia en Hocabá, en el centro del Estado, dejó un adolescente muerto y ocho personas lesionadas, tres de ellas muy graves. Este accidente fue en plena semana de las fiestas en honor de San Francisco de Asís, patrono de ese municipio.

Los hechos ocurrieron alrededor de las 2 de la tarde en la fábrica de pirotecnia “Wely”, en la calle 22 entre 19 y 21 de Hocabá, cuando surgió una chispa que provocó una explosión y un incendio de grandes magnitudes.