Patricia Itzá/ Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- Ante la obligatoriedad de la factura electrónica en su versión 3.3 desde el 1 de enero, la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon) prevé un incremento importante en sus servicios de asesoramiento y no descarta que aumenten las quejas, mismas que en 2017 fueron más de mil.

El delegado en Yucatán, Felipe Herrera Hernández, informó que al ser una dependencia enfocada a defender los derechos de los contribuyentes, espera que poco a poco las personas se acerquen para aclarar dudas sobre el nuevo proceso de facturación electrónica; detalló que el año pasado atendieron a más de seis mil personas.

También te puede interesar: Médicos, alertas por el virus de la fiebre amarilla

“Atendemos desde un asalariado hasta las personas con grandes negocios. Contamos con profesionales especializados en el nuevo proceso de facturación electrónica, por lo que podemos asesorar y orientar respecto al tema”, precisó.

“Todo lo nuevo cuesta”, considera que poco a poco incrementarán las visitas a la delegación, principalmente de personas mayores que muchas veces cuentan con negocios que son parte de sus únicos ingresos, por lo que implementar una nueva forma de facturación y mediante cuestiones tecnológicas dificultará su aplicación.

Comentó que el tipo de asesoría tiene diversas variantes, desde personas que reciben correos hasta para tramitar una representación legal ante un hecho específico.