Carlos Navarrete/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- El alcohol y la velocidad se combinaron de nuevo y convirtieron una posada familiar en tragedia. Esta vez fue un motociclista, quien después de tomar las cervezas en una fiesta se retiró a bordo de su vehículo y camino a su casa perdió el control de la moto, derrapando y azotando la cabeza en el pavimento, lo que le provocó la muerte al instante.

El infortunado, que responde al nombre de José, se encontraba ingiriendo alcohol y comida en una fiesta navideña en compañía de sus familiares y amigos, en un predio ubicado en Kanasín.

Luego de estar un buen rato conviviendo decidió retirarse de la fiesta, aunque ya estaba alcoholizado.

Veinte minutos después, al transitar sobre la calle 22 del centro de esta ciudad, poco después de la 11 de la noche, debido al alcohol y a la velocidad a la que conducía, perdió el control de su moto y derrapó de manera aparatosa, girando varias veces hasta caer y golpear su cabeza contra el pavimento, falleciendo casi al instante y quedando su casco a varios metros de su cuerpo.

El vehículo ligero quedó destrozado.

Al poco rato, familiares y amigos llegaron al lugar, llorando la muerte de su ser querido, que momentos antes departía con ellos y no daban crédito a lo que había ocurrido.