F. Puerto y L. Fuente/Milenio Novedades

MÉRIDA.- De manera trágica perdió la vida el chatarrero Jorge Durán, de 35 años de edad, quien al estar moviendo unos tanques estacionarios con una grúa, bastó un descuido para que uno de los depósitos lo golpeara en el cráneo, para caer y nunca más levantarse.

Los lamentables hechos tuvieron lugar en el terreno donde vivía y tenía su “deshuesadero”, ubicado en la calle 187 diagonal entre 86 y 88 de la colonia Dzununcán, en la lateral del Anillo Periférico.

Jorge y su esposa Guadalupe Gutiérrez llegaron al lugar, y el hombre se puso a descargar unos tanques estacionarios que tenía que desarmar. En un descuido uno de los tanques lo golpeó y lo tumbó al piso. 

En otro caso, Julián Solís Novelo, de 86 años, fue hallado muerto en montes del tramo Umán-Xtepén, luego de que fuera reportado como desaparecido por sus familiares. El cadáver estaba en avanzado estado de descomposición. Murió de un infarto.

(Aldo Pallota/SIPSE)