Patricia Itzá/ Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- En el derrumbe de un hotel en construcción sobre Avenida Colon, en Mérida, en el que murieron cuatro obreros, el accidente se produjo porque estaban trabajando de noche y porque nadie auxilió al operador de la grúa, quien, de acuerdo con las primeras versiones, provocó el fatal accidente, indicó el secretario general del Sindicato de Trabajadores Alarifes de la Industria de la Construcción de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), Bernabé Chan Castañeda.

Afirmó que el operador de la grúa debió tener un auxiliar que le fuera guiando, es decir, “¡A tu izquierda, a tu derecha, un poco más arriba, un poco hacia abajo, hacia al centro, ahí está bien, párale!”; al no tener quien lo oriente, la grúa golpeó una estructura que se vino abajo y aplastó a cuatro obreros.

En estas fechas, desde las 17:30 horas ya está oscuro, y ese tipo de trabajos son riesgosos, por lo que desde las 16 o 17 horas se deben suspenderse las labores, agregó.

También te puede interesar: Le dan 'manita de gato' al mercado Lucas de Gálvez

Por su parte, el secretario de la construcción de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC), Heriberto Cauich Canul, dijo que los cuatro alarifes fallecidos estaban afiliados a esa central obrera, que pedirá la indemnización conforme a la ley.

“Pediremos que los familiares de las víctimas sean indemnizadas conforme a la ley. En la construcción de este complejo no se puede decir que no se contaba con los recursos necesarios para dotar a todos los trabajadores de los instrumentos necesarios para su seguridad”.

Asimismo comentó que nunca fue a supervisar la zona para ver sus agremiados contaban con las medidas de seguridad pertinentes, “la empresa es la responsable de brindar la capacitación y los elementos de seguridad”.