Redacción/ Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- Lo que comenzó como una fiesta entre amigos en Dzan, Yucatán, terminó con golpes y agresiones por parte de policías municipales hacia familia y sus acompañantes, incluso rociaron con gas pimienta a dos mujeres que grababan la agresión con sus celulares.

Los hechos ocurrieron el fin de semana pasado, dos hermanos, sus respectivas esposas y otros amigos y familiares viajaron de Ticul, al poblado de Dzan para una fiesta, en el evento uno de los hombres de la familia fue golpeado por un sujeto en estado de ebriedad, por lo que respondió a la agresión y acudieron en minutos elementos de la policía municipal.

Elementos de seguridad detuvieron al habitante de Ticul y no al que comenzó con la agresión. La familia acudió al lugar donde se encontraba bajo resguardo de las autoridades y constató que los policías lo golpeaban dentro de la celda y le quitaba sus pertenencias.

También te puede interesar: Nadie ha reclamado el cuerpo de la mujer asesinada en carretera

Una de las mujeres alzó la voz y exigió que lo dejaran de golpear e intento quitar de encima a los uniformados, ellos respondieron golpeando también a la mujer, mientras que otras dos personas grababan con sus celulares el momento de la agresión y otros integrantes más exigían parar el abuso de poder.

Al percatarse los policías que estaban siendo grabados, agredieron también a quienes tenías los celulares, rociando gas pimienta sobre ellas.

Los demás integrantes de la familia salieron del lugar protegiendo a quienes traían los celulares ya que buscarían interponer una denuncia en contra de los uniformados.

Horas después el hombre detenido fue liberado con la nariz rota y otras lesiones y la familia regresó a Ticul para dialogar el tema y tomar una decisión. Por temor a represalias y que quedara asentado un documento de los hechos, acudieron a interponer una denuncia formal sobre los hechos, con número de expediente UNATD14-GG/59/2018.