Gerardo Keb/Milenio Novedades
PROGRESO, Yucatán.- Fiel vigía de marinos, luz y guía de pescadores, el faro de Progreso a sus 125 años de existencia aún figura como uno de los señalamientos marítimos más importantes de la costa yucateca, en pleno siglo XXI.

Inaugurado en mayo de 1893, como parte de las acciones del presidente, Porfirio Díaz, durante la gubernatura de Daniel Traconis García y la presidencia municipal de José Gabriel Escalante, el encendido del faro fue realizado por el capitán de Puerto, José D. Guerrero, junto con la inauguración, el mismo día, del telégrafo de banderas y el estreno del salón de actos del Palacio Municipal de este puerto.

También te puede interesar: ¿Vas a visitar el barco-librería Logos Hope? Te decimos cómo llegar

A 125 años de su fundación, la edificación iniciada por el ingeniero norteamericano coronel John W. Gleen y concluida por su hijo John Percy Gleen, es uno de los iconos del municipio costero.

De acuerdo con el jefe del Departamento de Señalamiento Marítimo, Jorge Eduardo Meneses Domingo, la estructura, compuesta de cemento y conchas marinas, presenta una solidez envidiable, además de que periódicamente recibe mantenimiento para garantizar que el edificio se mantenga en pie otros 100 años; actualmente no presenta grietas, cuarteaduras, ni señales que apunten a daños estructurales.

Incluso soportó el impacto de los huracanes Gilberto, en 1988, e Isidoro, en 2002.

El faro mide 32 metros hasta la plataforma y 35 metros hasta el foco; su tiempo de construcción fue de entre 15 y 20 años, cuenta con 120 escalones que conforman la escalera en caracol que llevan hasta la cima y 7 peldaños más de una escalera para dar acceso al foco, la lámpara contiene una óptica de 800 mm con 8 haces de luz, lo que le da un alcance de 20 millas náuticas (40 kilómetros), con un giro de 360 grados, esto debido a cuestiones del diseño original, pues a pesar de no ser una isla, la luz se dirige hacia toda la periferia; esto no ha querido ser modificado al no ser considerado como necesario.

Desde su fundación no ha tenido días sin funcionamiento, trabajando los 365 días del año; el mayor retraso que ha presentado ha sido por cuatro horas en su encendido por fallas técnicas, esto debido a la importancia que tiene para las embarcaciones costeras, tanto de pesca para la navegación, como los atraques de naves de carga como respaldo ante cualquier contingencia.