Candelario Robles/Milenio Novedades
MÉRIDA.- Para que el salario mínimo vaya de acuerdo con la realidad de los trabajadores, este debería ser de por lo menos 200 pesos, y no de 98, como se estima para este fin de año, consideró el secretario general de la Federación Revolucionaria de Obreros Y Campesinos de Yucatán (Frocy), Pedro Oxté Conrado.

La semana pasada de visita en Mérida, el secretario del Trabajo y Previsión Social (STPS), Roberto Campa Cifrián, adelantó que se espera un incremento de 10 pesos al salario mínimo, que llegaría a los 98.36.

El dirigente sindical señaló que ante los constantes incrementos de los precios de los productos de la canasta básica, el salario mínimo está pulverizado.

“Las alzas a los precios no se esperan por año, están de manera constante”

“Pasar de 84.36 pesos diarios a 98.36 no ayuda mucho a los trabajadores que ganan salario mínimo, porque todo sigue aumentando y su poder adquisitivo queda rebasado totalmente”, acusó.

Puntualizó que mientras no haya un control en los precios de los productos de la canasta básica, aunque mejore el salario mínimo, no va a haber mejoría en los bolsillos de los trabajadores, a menos que ganen 200 pesos diarios.

Oxté Conrado señaló que mientras sigan las alzas en los precios de los combustibles, que ya están liberados, y no se mantenga estables los precios de los productos de la canasta básica, todo sigue aumentando.

“Las alzas a los precios no se esperan por un año, están de manera constante, y eso es lo que impacta el salario de los trabajadores, ese es el verdadero impacto a la clase trabajadora, que no se puede superar con una alza de 10 pesos”, aseguró.

El dirigente sindical recalcó que en lo que respecta la Frocy, sus obreros tienen salarios arriba del cinco al ocho por ciento.