Luis Fuente/Milenio Novedades
MÉRIDA.- Marcelina P. P., una joven madre de 25 años de edad, vivió en carne propia la violencia de género, pues era tratada como esclava sexual y encerrada con sus dos hijos menores, hasta que fue asesinada en su domicilio, en el fraccionamiento Pedregales II CTM en Kanasín, presuntamente por su amasio José Alberto P. T., la tarde del pasado miércoles 22.

Este individuo fue vinculado a proceso por la juez primero de control de Kanasín, Marissa Polanco Sabido, por el delito de feminicidio agravado, y confirmó la medida cautelar de prisión preventiva todo el tiempo que dure el proceso en su contra.

Lo más grave de este asunto es que los dos hijos menores de esta pareja -un niño y una niña de 3 y 2 años de edad, respectivamente- fueron enviados al Centro de Atención Integral al Menor en Desamparo (Caimede), debido a que la víctima no tiene familiares en Mérida e incluso la denuncia de este feminicidio fue hecha por la propia Fiscalía General del Estado.

Auténtico infierno 

En la audiencia realizada este viernes en el Centro de Justicia Oral de Kanasín, se dio a conocer que el acusado ejercía violencia de género a su pareja Marcelina, pues de acuerdo con la acusación de las fiscales, la joven era tratada como esclava sexual y vivía encerrada en la vivienda, solo José Alberto tenía las llaves del inmueble.

Los fiscales basan su acusación en las declaraciones de tres vecinos, quienes señalan que este sujeto llegaba en una motocicleta todos los días, alrededor de las tres de la tarde, abría la puerta para entrar y cuando se retiraba entre las seis y siete de la noche, le ponía seguro dejando encerrada a su pareja y a sus dos hijos menores.

Los fiscales señalaron que los dos niños pasaron un día completo con su madre muerta, ya que la autopsia realizada por el Servicio Médico Forense determinó que Marcelina falleció 24 horas antes de que fuera hallado el cadáver.

La autopsia también indicó que la joven recibió una brutal golpiza antes de ser asesinada, ya que presentaba moretones en pómulos, boca, nariz, pecho, abdomen y espalda, así como escoriaciones en forma lineal alrededor del cuello –como si la hubieran ahorcado – y en ambos brazos.

La joven también fue violada, tanto por la vía vaginal como anal, con un cuerpo extraño, lo que le provocó serias lesiones.

Sin embargo, la causa de la muerte fue asfixia por sofocación, es decir le taparon la boca y la nariz con una almohada, misma que fue hallada cerca del cuerpo y contenía rastros de ADN de la víctima.

El hombre visitaba a la mujer todos los días, llegaba en una motocicleta roja y negra. (Archivo/ SIPSE)

Recién llegados 

Los testigos de los fiscales señalan que esta pareja llegó hace tres meses a vivir en el predio No. 140 de la calle 39-A entre 16 y 14 del fraccionamiento Pedregales II CTM de Kanasín, pero literalmente solo la joven y sus dos hijos se quedaban, pues el hombre solo la iba a visitar todos los días, llegaba en una motocicleta roja con negro.

De esta manera pudieron identificar el vehículo ligero estacionado a las puertas del predio en cuestión a las tres de la tarde el miércoles 22 y poco después de las siete de la noche ya se había retirado.

A esto se le suma la declaración del dueño de una tienda en esa misma calle, quien aseguró que el acusado fue a comprar alrededor de las 18:30 horas, lo vio nervioso y evasivo. Estos datos de prueba sirvieron a los fiscales para formular la acusación en contra de José Alberto por el delito de feminicidio agravado.

En su acusación los fiscales establecieron que este feminicidio ocurrió entre las 17:30 y las 18:00 horas del pasado miércoles 22, pero el cuerpo fue descubierto hasta el día siguiente, alrededor de las 15:00 horas, por unos vecinos quienes vieron a los dos niños desnudos y jugando bajo la lluvia, fueron a verlos y al intentar avisar a su madre de lo que sucedía la hallaron inconsciente en un sillón de la sala. Solicitaron los servicios de emergencia; sin embargo, los paramédicos solo pudieron confirmar que la joven madre estaba muerta.