Candelario Robles/Milenio Novedades
MÉRIDA.- Incluir a Yucatán en la ruta del Tren Maya incrementará exponencialmente la derrama económica en general, pues permitirá a la entidad contar con un servicio mixto que incluya la vocación turística y la de transporte de productos para desarrollar un clúster logístico en la Península, consideraron dirigentes empresariales de la entidad.

Este lunes, el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció que Yucatán se integra a la ruta del tren maya, proyecto que contempla una inversión por más de 150 mil millones de pesos.

El presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco), José Manuel López Campos, señaló que al incluir a la entidad en la ruta del tren podría considerar un uso mixto, que no solo sea turístico sino que también pueda impulsar el desarrollo logístico para la región.

“En el caso de Yucatán y de Campeche se ha estado trabajando en los dos últimos años en la mejora de las rutas ferroviarias y se tendría que ver la compatibilidad con el proyecto a efecto de cerrar el circuito en que puede ser más rentable”, señaló.

El dirigente empresarial aseveró que la proveeduría es otro tema muy importante en el proyecto del Tren Maya, puesto que permitirá conectar a los consumidores de la Riviera Maya con los productores de la región de la Península.

El presidente de la Asociación Mexicana de Hoteles de Yucatán (AMHY), Héctor Navarrete Medina, destacó que para la entidad es una muy buena noticia, puesto que se tiene toda la disposición de la IP para trabajar y sumarse a ese proyecto turístico.

“Nosotros estamos en la mejor disposición de ponernos a trabajar en ese proyecto, sobre todo porque traerá para la región, no solo para el Estado, una muy buena derrama económica y oportunidad de crecimiento para los empresarios del ramo turístico en general”, señaló.

Añadió que la IP está interesada en participar en el proyecto y el anuncio del Gobierno federal fue en ese sentido en destinar recursos públicos y dar entrada a la inversión privada para financiar el proyecto del Tren Maya.