MÉRIDA, Yuc.- Ante el incremento de los casos de suicidio -15 en el primer cuatrimestre del año en comparación con la cifra registrada en 2017-, los voluntarios del programa Salvemos un Vida proponen reforzar a la familia en el tema de la cultura de la vida.

En la emisión que transmite la cadena líder en comunicación en el sureste mexicano, Grupo SIPSE, las conductoras Alis García y Mari Liz Escalante se enfocaron en las personas que ya no quieren seguir viviendo y que se quieren ir de este mundo a causa de las presiones.

Para hablar del tema fue invitado Salvador González Gutiérrez, creador del Programa Nacional de Prevención del Suicidio, quien ha sido colaborador por 15 años del programa que calificó de gran trascendencia, incluso a nivel nacional.

La primera pregunta fue por qué siguen subiendo los suicidios en el país, a lo que el especialista dijo que no solo es un problema de México sino a nivel mundial. La Organización Mundial de la Salud tiene claramente todo un panorama epidemiológico en el mundo y está hablando de que para 2025 va estar entre los tres primeros lugares en lo que se refiere a muerte; la cantidad de gente que se suicida es incluso más alta que en algunas guerras, esa gran cantidad de gente que contempla quitarse la vida es un problema que se debe atacar.

Abundó que a pesar de la labor que ha venido haciendo Salvemos una Vida, lo que colateralmente hacen también algunas instancias como IMSS, Issste y la misma Secretaría de Salud, los índices de suicidio, particularmente en Yucatán, siguen siendo muy altos, dado que en 2015 el Inegi estableció que la entidad volvió a estar entre los cinco primeros lugares en el país en cuanto al número de personas que mueren de esta manera por cada cien mil habitantes.

“Puede ser hasta el doble de lo que pasa en otros estados o de lo que se llama la media nacional”, aseveró.

Añadió que desde 2001 que se presentó el Programa Nacional para la Prevención del Suicidio, han visto que las autoridades no lo han implementado como está contemplado, principalmente en una de las acciones más importantes, como la educación en la cultura por la vida, el slogan de la emisión: “La cultura por la vida”, desgraciadamente no se aplica en otras instancias, por lo que se tiene que seguir trabajando en este tema.

Razones en Yucatán 

En su intervención, Alis dijo que hay muchos yucatecos que opinan que a pesar de los esfuerzos del programa radiofónico que lidera, así como de las autoridades, el problema sigue aumentando.
“No somos el primer lugar pero estamos entre los cinco primeros, ¿esto a qué se debe’”, preguntó Alis.

El invitado señaló que Yucatán ha estado entre los cinco primeros lugares en ocho de los últimos diez años y en dos ha estado en primer lugar, pero no es lo característico. Sin embargo, le preocupa lo que está pasando, los datos del primer cuatrimestre de 2018 muestran que se incrementó en 15 casos, comparado con el mismo periodo del año pasado, una cifra considerable que indica que se debe seguir trabajando en la prevención.

“Las estadísticas muestran que las personas que han acudido a Salvemos una Vida no se suicidan, por eso se insiste en dar los teléfonos para que los tengan a la mano y cuando alguien sepa que hay el problema pueda llamar”, apuntó Alis.

Durante el segundo segmento, Mari Liz pidió al doctor un comentario sobre los múltiples factores del suicidio como drogas, alcohol, ruptura familiar y soledad y otro sobre soledad acompañada
La OMS establece cuatro áreas fundamentales cuando se habla de la familia del suicida, recomienda investigar los factores como el tipo de cultura, ya que entre los mayas era un hecho que no se aceptaba pero que se respetaba, también el panorama psicológico al momento de la decisión, si hubo desesperanza incertidumbre y soledad.

En relación con el segundo tema, explicó que actualmente los dispositivos electrónicos fomentan la soledad, por ese motivo la OMS sugiere el análisis integral desde el estado físico, así como una investigación social en detección de grupos de alto riesgo, esto porque en familias aparentemente integradas se han elevado los riesgos y con ello el factor de suicidio. A esto se suma la violencia intrafamiliar, que es un grave problema en Yucatán, aunque en los últimos años se le ha dado mayor importancia a fomentar la familia como base de la sociedad y el establecimiento de los roles de cada uno de los miembros de este grupo para evitar cualquier problema.

“La salud de la familia es un gran punto de apoyo para la comunidad, por eso se debe trabajar mucho para protegerla”, detalló.

Agregó que el organismo internacional sugiere hacer también una autopsia psicológica con cuando menos seis personas muy cercanas al suicida para saber cómo lo veían en los últimos días de su vida y qué notaban en él, de esta manera se identifican factores que se pueden trasmitir a través de programas como el de Salvemos una Vida para llevar a cabo una labor preventiva.

En el Estado se debe tener una panorámica clara desde el punto de vista epidemiológico, para identificar las zonas de alto riesgo y en ellas trabajar en la cultura por la vida, puntualizó.

Necesario fortalecer a la familia 

Ante la premisa de la manera de luchar para bajar el índice de suicidios, González Gutiérrez indicó que hacer investigaciones tiene muchas dificultades para identificar los grupos de riesgo, ya que han notado que la familia actual no tiene el mensaje escrito que dejaban antes, porque a veces la familia ni siquiera está cerca del suicida, por eso es preciso fortalecer este grupo social.

Asimismo, agregó que la primera ayuda debe ser en el hogar, darse cuenta que el sujeto está sufriendo, porque si cada quien está en su propio mundo se pierde la estructura de la vida, en el trabajo debemos darnos tiempo para saber qué están sintiendo nuestros seres queridos, fomentar tiempos de interacción para desacelerar la tendencia negativa.

Los celulares son una adicción, el jefe del hogar debe hacer ver la importancia de la comunicación y trabajar una hora en familia, puesto que a ningún adolescente mayor de trece años se le puede hacer ver esto a través de reglas, sino de la comunicación para la salud mental, apuntó.

Detalló que en la infancia, de los 3 a los 6 años, el niño sigue normas, lo que cambia cuando entra un contacto con educación externa donde se fomenta la autonomía, pero finalmente la educación se mama, así que desde que nacen debe educarse.

Los niños actuales tiene una mayor compresión debido a la alimentación, por eso se debe insistir pero sin agresión, la física es la que más golpea pero la psicológica queda para toda la vida, subrayó.

En el último bloque, Alis comentó que el ejemplo habla más que lo que se le pueda decir a un hijo y preguntó si los papás pueden exigir sobre cuestiones que negativas que ellos hacen o malas costumbres que tienen.

La respuesta del médico fue contundente porque consideró que los menores si ven en sus padres respeto y cosas positivas van a aprender más que con la palabra. Eventualmente hay que decirlo, es necesario recuperar los valores en la familia y para eso el ejemplo es lo fundamental y en ese terreno destacó a Alis como alguien que sabe lo que es la familia y un sano ambiente familiar.

¿Dónde buscar ayuda?

-Los teléfonos 945-37-77 y 075 funcionan las 24 horas del día los 365 días del año. “La Casita” de Salvemos una Vida está en la calle 56 No. 435 entre 49 y 51 del Centro Histórico, cerca del Remate de Paseo Montejo, ahí se ofrece de manera gratuita ayuda psicológica.

-Para conocer el tema que los voluntarios del programa van a tratar en la semana se puede consultar la página de Facebook: Salvemos una Vida Radio