Luis Fuente/ Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- La travesura de un niño de cuatro años de edad movilizó en la tarde de ayer a bomberos, paramédicos y policías de la Secretaría de Seguridad Pública, debido a que se atoró en la secadora de una lavadora, en el fraccionamiento San José Tzal, en el sur de Mérida.

Los hechos sucedieron alrededor de las dos de la tarde, en un predio de la calle 161-C, entre 44 y 44-A del citado fraccionamiento, cuando al estar jugando con sus hermanos un  niño se metió a la secadora de la lavadora y no pudo salir debido a que se deformó la tina.

También te puede interesar: Agresivos y violencia de pareja, entre lo más reportado al 911

Familiares reportaron lo sucedido al número de emergencias 911 y poco después llegaron bomberos, paramédicos y policías, quienes tuvieron que cortar la tina para liberar al menor.

El niño recibió los primeros auxilios de los paramédicos y luego fue trasladado al Centro de Salud en la colonia Santa Rosa para descartar alguna lesión interna.

El 7 de noviembre de 2017, otro niño quedó atorado en una lavadora cuando jugaba en su casa de la calle 46-G entre 115 y 117 de la colonia Cinco Colonias, en el sur de capital yucateca.