MÉRIDA, Yucatán.- Con la apertura de precios de los combustibles, las gasolineras podrán funcionar de tres formas: seguir siendo franquicia de Pemex, formar parte de otras petroleras que sólo venderán sus productos, o ser de “banderas blancas”, las cuales podrán comprarle a diferentes compañías de acuerdo con los importes en competencia.

El presidente de la Comisión de Energía de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio (Concanaco), José Manuel López Campos, precisó que los costos también dependerán de factores como la cotización del precio del barril del petróleo y del peso frente al dólar.

También te puede interesar: Crece la inmobiliaria premium en Mérida

“Los costos de la gasolina dependerán de diversos factores, como del precio internacional del barril del petróleo, la cotización del peso ante el dólar, los gastos de la logística de transportación desde las refinerías, y los impuestos, que representa la mitad de lo que vale el combustible”.

El dirigente empresarial añadió que el precio también dependerá de la comercialización en las estaciones de gasolinas, pues podrán contar con otros proveedores privados.

López Campos explicó que con la reforma energética se alcanzaron las condiciones de mercado para comercializar este tipo de productos; explicó que las variaciones al alza o la baja de los precios del producto no serán bruscas, pues apenas son las bases para contemplar a otros proveedores distintos a Petróleos Mexicanos (Pemex).