Candelario Robles/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- Para el inicio del ciclo escolar 2018-2019 que comenzará el 27 de agosto para la mayoría de los alumnos del nivel básico, los padres de familia gastarán en promedio dos mil 600 pesos por hijo, para completar la lista de útiles escolares, según un estudio de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

Este fin de semana los padres de familia llegaron en mayor número a los comercios ubicados en el Centro Histórico para surtir la lista de útiles escolares, comprar zapatos y uniformes.

De acuerdo con la Profeco, los precios de los útiles suben de acuerdo con el nivel de estudios, ya que en los primeros dos años de primaria gastarán 85% menos que en los de tercero y cuarto grado.

También te puede interesar: Venden en internet animales exóticos y Profepa, con las 'manos atadas'

La dependencia recomendó a los padres de familia realizar las compras con suficiente anticipación, ya que una semana antes los útiles pueden agotarse, por lo que una estrategia recomendada es asistir a exposiciones que organizan papelerías o acudir a tiendas que ofrezcan promociones.

José Saúl Pech Pérez, padre de familia, dijo que con sus tres hijos en edad escolar deberá erogar aproximadamente unos cinco mil pesos con útiles, uniformes y zapatos. Comentó que luego de varios años de adquirir los útiles en esta temporada, ya cuenta con algunos “tips” para buscar artículos más baratos, “lo que hacemos cada año es esperar una semana después de que inicien las clases, cuando todos ya compraron útiles escolares, porque después salen de oferta, muy baratos”.

Otros padres de familia comentaron que algunos repetirán uniforme del ciclo escolar pasado, y remplazaran únicamente aquellas prendas que están percudidas. Lo mismo ocurre con los útiles escolares, ya que evitarán comprar aquellos que son posibles reutilizar, como colores, juegos de geometría e incluso algunas libretas.

La Profeco exhortó a los padres de familia a adquirir sus productos en comercio establecidos para evitar comprar productos de dudosa procedencia, y con ello, tener la garantía de la calidad de los útiles escolares que en la informalidad no se otorgan.