Mérida, Yuc.- Surgida de una necesidad por emprender a favor del medio ambiente y buscar oportunidades de negocios en la región sureste, un grupo de emprendedores lograron integrar la primera lavandería amigable con el medio ambiente que ya operan en la ciudad de Mérida y desde aquí se buscan expandir hacia ciudades de la Península y la Riviera Maya, así como a Centroamérica.

 El director general de Green Clean, Oscar Escalante Martínez, detalló que actualmente el concepto que opera con éxito en la capital yucateca se busca exportar a países como Nicaragua, Perú, Colombia y Honduras, además de 45 sucursales en otras entidades federativas.

 El empresario de origen yucateco aseveró que este concepto es el más moderno en tintorerías amigables con el medio ambiente, puesto que trabajan a partir del uso exclusivo del solvente, Green Earth, elaborado a base de silicón líquido, es totalmente biodegradable.

 “No solo es una tecnología que no daña al medio ambiente, sino que al no lastimar las fibras ni decolorarlas, también alarga la vida de las prendas. Además, no deja olores fuertes a químicos”, apuntó.

 Escalante Martínez, destacó que la inversión para abrir este modelo de negocios es de alrededor de los 2.5 millones de pesos, y ahora desde la ciudad de Mérida buscan catapultar la marca para el resto de la península de Yucatán.

 “Nuestros servicios son muy competitivos con las demás de tintorerías, este producto exclusivo en otros países es de 60 por ciento más caro al consumidor, por ser ecológico y no dañino a las prendas, por ello, nosotros tenemos precios muy competitivos en el mercado, eso también es una de nuestras ventajas”, aseveró.

 Adelantó que ya se ven planes de crecimiento desde Mérida para abrir a ciudades como Tulúm, Playa del Carmen y Cancún, además de países como Guatemala y El Salvador.

  “El silicón es un producto químicamente inerte, en el proceso de lavado únicamente pasa alrededor de las fibras llevándose las impurezas y suciedades que contengan las prendas, no lastima las fibras y no afecta la intensidad de los colores. Tampoco deja olores a químicos tóxicos”, destacó.