SIPSE.com
MÉRIDA, Yuc.- Se terminó 2017 y con él  se fueron personas, hechos históricos y sucesos que marcaron, en mayor o menor medida, nuestras vidas.

Hacemos, entonces, un breve tiempo para reflexionar sobre lo que viene: no es nada bueno ni nada malo, porque todo depende del cristal con que se mire, porque la moneda siempre tiene dos caras.

Hay que trabajar, o cuando menos hacer lo que esté de nuestra parte, para que los deseos pedidos en cada una de las 12 uvas o campanadas se cumplan.

Pero mientras eso sucede, en Grupo SIPSE queremos contribuir incluyendo en los deseos de este año que la salud y la prosperidad lleguen a nuestros lectores, clientes y amigos. Porque nosotros no somos nada sin ustedes.

 Gracias, de veras, por acompañarnos los 365 días de este año que recién terminó. Brindemos juntos por el 2018, y digamos al unísono:

¡Bienvenido!