Mérida, Yuc.- Los Guerreros de Oaxaca no iban a permitir que los Leones de Yucatán los humillaran en su propia casa, y es por ello que esta vez capitalizaron a los corredores que tuvieron en los senderos para armar par de decisivos racimos de cuatro y tres carreras, con las que se llevaron el último de la serie, 10x4, en el “Eduardo Vasconcelos”.

El tropiezo fue para José Samayoa (4-3), que dejó el juego prendiendo las luces ámbar al sentir molestias en su brazo. Ojalá y todo sea un susto.

Si los melenudos habían tenido explosivos arranques en los dos primeros de la serie, ahora fueron los oaxaqueños los que lo hicieron al anotar cuatro veces en su primer turno, aunque a favor de Samayoa se podría decir que cuando parecía que tenía controlada la situación y que caería el tercer aut con una carrera permitida, apareció el pecado de Walter Ibarra que abrió las puertas a una rebelión de los bélicos.

El cuadro melenudo se vio en apuros ante la velocidad de los oaxaqueños.

De entrada, se cumplió el adagio de que tras el error llega el jit, al descargar Carlos Paulino triplete de dos anotaciones. Todavía hubo par de sencillos, incluido el de José Figueroa que fue productor.

En los siguientes cuatro actos, Samayoa hilvanó argollas, hasta que en la sexta no sólo se cansó sino que dejó el juego con una molestia en el brazo, tras cometer wildpich con el que entró una quinta carrera.

Ante el desfile de tres serpentineros –Edgar Gómez, José Muñoz y Felipe Arredondo-, la ofensiva oaxaqueña siguió dando para agregar par de registros más en ese sexto episodio, producidas por el debutante venezolano Luis Jiménez (se fue de 5-3) y Betancourt con sendos sencillos.

Cuadrangular de Leyva con uno a bordo en la séptima ante Arredondo, quien no la ha tenido nada bien en esta su incorporación a los melenudos, y otra más en la octava, ahora ante Carlos Pech, Oaxaca machacó la victoria.

Ganó Juan López (1-0), quien entró en la sexta, por el abridor Salvador Valdez, castigado en la segunda con dos registros remolcados por sencillo de Rubén Sosa, y en la cuarta, con jonrón de Everth Cabrera encontrando a bordo a Leo Heras, único melenudo que pudo batear más de dos incogibles, al irse de 4-3.