Milenio Novedades

Mérida, Yuc.- Especialistas de la Subdirección de Arqueología Subacuática (SAS) del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) localizaron vestigios de un barco de guerra holandés del siglo XVIII, un vapor británico del XIX y un faro de finales del XIX e inicios del XX, en Sisal.

Con ayuda de guías locales, los expertos hallaron los que consideran los pecios (pedazo o fragmento de barco que ha naufragado) más antiguos del área de Sisal como parte del Proyecto Integral para la Protección, Conservación, Investigación y Difusión del Patrimonio Cultural Sumergido de la Península de Yucatán, informó el INAH en un comunicado.

Helena Barba Meinecke, responsable de Arqueología Subacuática Península de Yucatán de la SAS, explicó que el primer sitio hallado fue denominado Cañones de Madagascar, dado el material encontrado y su localización en el arrecife Madagascar, a 22 millas náuticas (40 kilómetros) al noroeste de Sisal.

“Registramos en dibujo, fotografía y vídeo 12 cañones de hierro cuyas dimensiones -de 2.5 metros de largo por casi medio metro de diámetro- guardan semejanza a la artillería de las fragatas de guerra holandesas que navegaban las Indias Occidentales en el siglo XVIII”, detalló.

A partir de un examen visual se infirió que cuatro de estos cañones fueron alijados, es decir, que la tripulación los arrojó por la borda intentando reflotar la nave que, “por el tamaño y el número de armas, debió pesar más de 300 toneladas”. A 19 metros al sureste, el equipo de la SAS halló ocho cañones y ocho balas de cañón, además de fragmentos cerámicos, en lo que parece es el sitio del naufragio.

Este segundo grupo está cubierto por una capa de más de 15 centímetros de coral, de allí que el barco, sus montículos de lastre u otros elementos, como su clavazón o recubrimiento, puedan encontrarse bajo el coral, o bien, dado que comúnmente los cascos se hacían de madera, quizá se haya degradado por la temperatura, la corriente marina y otras acciones naturales del medio.

El segundo pecio encontrado fue llamado Vapor Adalio, en honor al abuelo del pescador local Juan Diego Esquivel, que condujo a los arqueólogos hasta su ubicación, 1.08 millas náuticas (2 kilómetros) al norte de Sisal.

El tercer hallazgo corresponde a un faro antiguo detectado a dos millas náuticas (3.7 kilómetros) de Sisal, cuya ubicación fue compartida igualmente por Juan Diego Esquivel.