Luis Fuente/ Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- Tremendo susto se llevó ayer el encargado de una casa de huéspedes en el centro de Mérida, cuando al acudir a una de las habitaciones halló a una de las inquilinas ahorcada con el brazo de una hamaca.

Este es cuando menos la muerte autoinfligida número 41 en Yucatán en los primeros 69 días de 2018, es decir, en promedio hay un suicida cada 36 horas. Poco después de las 10 de la mañana, Carlos Alberto Dzul Novelo, encargado de una casa de huéspedes que funciona en el predio 485 de la calle 69 entre 58 y 60 del centro, fue a una de las habitaciones a buscar a una inquilina de nombre Flor N, pero cómo ésta no le contestaba, forzó la puerta y al entrar la halló ahorcada con el brazo de una hamaca.

También te puede interesar: Comienza construcción de la 'zona de la cultura' en La Plancha

Luego de reponerse del susto, el individuo salió a la calle en busca de ayuda y se encontró con dos agentes de la Policía Municipal de Mérida, quienes fueron a verificar los hechos y solicitaron a paramédicos de esa corporación, sólo para confirmar que la mujer estaba muerta y solicitar la intervención de la Fiscalía General del Estado.

Personal del Ministerio Público y Servicios Periciales se presentó a efectuar el levantamiento del cadáver y demás diligencias legales. La autopsia realizada por el Servicio Médico Forense determinó que la causa de la muerte fue asfixia por suspensión.

Según se informó, la mayoría de los inquilinos de la casa de huéspedes son mujeres que se dedican al servicio sexual en esa zona del centro de la ciudad. Al parecer, la joven estaba en estado de ebriedad cuando decidió quitarse la vida. Las diligencias causaron curiosidad entre los comerciantes de la zona.