Milenio Digital

CIUDAD DE MÉXICO.- Energia Girón es una empresa dedicada a producir biodiesel a partir de aceite reciclado de cocina; esta idea nació hace nueve años como un proyecto escolar de los hermanos yucatecos Edmundo y Eduardo Girón Esquivo.

Los objetivos de esta compañía son reducir hasta en un 70%  las emisiones contaminantes en la atmósfera y evitar que el aceite sea desechado, pues cada litro de este residuo tóxico que llega al drenaje contamina cerca de mil litros de agua.

Nos gustó la idea de generar un combustible ecológico a través de desperdicios porque nos importa mucho el impacto ambiental. Además hay una industria bastante grande para obtener el aceite de cocina y producir biocombustible”, señala Eduardo.

Actualmente, Energía Girón es la única empresa que hace biodiesel en Yucatán, su planta ubicada en el municipio de Umán produce mil litros diarios de combustible ecológico listo para usarse en cualquier motor diesel de camiones, barcos, plantas eléctricas o maquinaria pesada.

Por el momento tienen ocho clientes locales que consumen toda su producción y usan el biocombustible para embarcaciones, autotransporte y plantas de electricidad. Su único cliente foráneo es la empresa Bioil, que está ubicada en Tabasco.

“Estamos viendo la opción de entrar en Campeche y Guadalajara, consolidar la marca y llegar a todo país antes de salir al extranjero”, señala Edmundo.

Energía Girón ganó hace dos años el Premio Banamex como empresa de mayor impacto social y el Reto Emprendedor en Yucatán. Han sido finalistas del reconocido concurso que impulsa a las tecnologías limpias Cleantech Challenge y en 2017 obtuvieron el Premio Estatal del Emprendedor por protección al medio ambiente.

Desde julio de 2017 los hermanos Girón forman parte del Consejo Nacional de Biodiesel, donde están impulsando propuestas para escalar y fomentar el uso de este combustible verde.