SIPSE.com
MÉRIDA, Yuc.- Los Leones comienzan hoy como locales la primera parte de la temporada 2018. Buscan el cuarto título en 63 años de pertenecer a la pelota mexicana profesional.

Por lo anterior te presentamos un poco de la historia del equipo deportivo que más arraigo mantiene con los yucatecos:

La historia de los Leones de Yucatán comenzó a escribirse el 17 de abril de 1954 con su debut en la Liga Mexicana de Beisbol, gracias a los empresarios Álvaro Ponce Vidiella y Humberto Abimerhi Abimerhi.

El primer juego fue contra Tecolotes de Nuevo Laredo a los cuales se les venció 8-0, al mando del cubano Óscar Garmendia con José 'Indio' Peraza liderando el triunfo en la loma.

En 1957, por la mecánica de la designación, el equipo gana su primer título en la LMB al obtener un récord de 68-52.

Después de 3 salidas y retornos a la LMB, el contador Pinio Escalante Bolio junto con un grupo de inversionistas logra que los Leones regresen a Yucatán.

Fue hasta el año 1984, que al mando de Carlos Paz, Leones de Yucatán logró coronarse por segunda vez.

La gran hazaña la lograron al barrer a los Diablos Rojos en cuatro juegos, después de ganar la final del Sur ante los Tigres de México en siete partidos, y después derrotar a los Indios de Ciudad Juárez en 6 juegos.

Fue una temporada agonizante pero al final resurgieron y ganaron el campeonato dándole a la afición yucateca otra experiencia inolvidable.

El siguiente campeonato vino hasta el 2006 al vencer a los Sultanes de Monterrey en 5 juegos. El equipo entonces era de Don Gustavo Ricalde Durán, empresario yucateco destacado por su entrega y fidelidad al club y su afición.

El tercer título melenudo llegó en 2006. 

En 2014, los jóvenes empresarios Juan José y Erick Arrellano Hernández, adquirieron la lengendaria franquicia Leones de Yucatán, con la firme idea de construir un equipo competitivo en la LMB.

A partir de ese momento una nueva era comenzó con el mismo compromiso y fidelidad a su afición, honrando su legado e historia.

(Con información de leones.mx)

Llegó por quien lloraban: Regresan los Leones al Kukulcán