Luis Fuente/ Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- Dhapne N enfrentará un proceso abreviado cuya sanción sería mínima, debido a que la Fiscalía en un principio la acusó de homicidio cometido en riña con carácter de provocadora pero horas después cambió el delito a homicidio cometido en exceso de la legítima defensa.

Con esta reclasificación, la condena pasaría de 13 a seis años de prisión, que incluso podrían ser dos o menos, si la acusada se somete a un procedimiento abreviado. 

Milenio Novedades informó que esta joven de 27 años, fue detenida la noche del martes 13 pasado como presunta responsable de asesinar a su pareja sentimental Aurelio N, en un predio de la calle 181 entre la 68 y 70 de la colonia Nueva San José Tecoh, en el sur de Mérida. 

La víctima recibió una certera puñalada en el corazón. Ambos estaban alcoholizados y tuvieron un altercado que derivó en estos hechos.

También te puede interesar: Yucatán, el estado con más muertes maternas en la Península

Ayer fue presentada ante el juez segundo de control Luis Mugarte Guerrero, quien en un principio no calificó de legal el arresto de esta mujer y ordenó su inmediata libertad, pero entonces los fiscales le hicieron la imputación del delito de homicidio cometido en riña con carácter de provocadora.

Sin embargo, en su exposición de motivos, los fiscales no pudieron acreditar la existencia de ese delito y el juez consideró que se trató de un homicidio cometido en exceso de la legítima defensa.

En el relato de cómo sucedieron los hechos, los fiscales señalaron que la pareja discutió acaloradamente y de ahí pasaron a golpes, pero la fémina se apoderó de un cuchillo que clavó en varias ocasiones al hombre, quien recibió una puñalada que le causó la muerte.

Para reclasificar el delito, el juez Mugarte Guerrero tomó en consideración que el mayor de los hijos de la mujer, presenció el altercado y señaló que su madre se apoderó del cuchillo debido a que su pareja sentimental la tenía sujeta por el cuello y la estrangulaba.

En su intervención, la defensa de la acusada aseguró que la muerte de Aurelio N no se trató de un delito doloso, pero tampoco fundamentó ante el juez por qué consideraba eso.

En la audiencia de ayer, la acusada se reservó el derecho de rendir su declaración sobre los hechos y solicitó la ampliación del término para la resolución de su situación jurídica.

Por ello, el juez Mugarte Guerrero fijó para el próximo martes 20 la audiencia para determinar si vincula a proceso a esta mujer.

A petición de los fiscales, se decretó como la prisión preventiva, medida que cuando menos estará vigente hasta el día de la audiencia de vinculación.