Nalleli Calderón/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- La saturación de responsabilidades de los padres, la necesidad constante de actualización de programas de catequesis y la dispersión que sufren los niños, son algunos de los retos a los que se enfrenta la Catequesis Diocesana para acercar infantes, jóvenes y adultos a la fe católica, expresó su coordinador, Luis Avilés Aguilar.

“Hoy somos más conscientes de que la formación no es sólo para que el niño o joven haga la Primera Comunión sino también para que tenga una formación, para que vivan cristianamente basados en valores, principios y lineamientos de la fe católica; además hay que aprovechar los avances de las ciencias pedagógicas para aplicarlas a la catequesis porque ya no basta con la memorización o una clase magisterial simplemente”, dijo.

También te puede interesar: Uady abre departamento de rayos X y ultrasonido para sus estudiantes

Con el paso de los años, la formación de los cristianos se ha modificado debido a los diversos cambios generacionales, dinámica social y a la implementación de nuevos estatutos tanto en la iglesia como en la familia.

Se estima que alrededor de 150 mil niños desde los 2 años y jóvenes cursan el kínder, primaria y secundaria de formación católica en 150 iglesias en la entidad, con el acompañamiento de 14 mil 500 catequistas.

En el kínder participan niños de entre dos y 6 años, la primaria entre los 11 y 12 años y por último, secundaria jóvenes de entre 13 y 14 años.