Las historias que se cuentan en la Feria Internacional de la Lectura Yucatán son muchas y encantadoras. Estos primeros días estuvieron llenos de personas que acudieron a la cita para recorrer sus pasillos y descubrir los espacios que ofrecen los invitados de la muestra que son muchos, aunque destacan Rusia y Guanajuato.

En los salones que componen el espacio destinado a esta fiesta de las letras hay música, danza, comida, recuerdos, juguetes y muchos libros, pero lo que me ha llamado la atención son los jóvenes que publican textos a pesar del internet. Los llamados booktubers están anunciados en este encuentro, aunque el fin de semana tuve la oportunidad de conocer a dos de ellos que provocaron que sus seguidores no solamente llenaran el salón donde presentaron su obra, sino que, además, esos jóvenes compraron textos para tener acceso a un autógrafo.

Aunque la Filey 2018 tiene más de 180 expositores que se han reunido en sus stands alrededor de los que se imparten más de mil 146 actividades académicas, de artes visuales, talleres, cursos y encuentros, el evento emociona porque permite el reencuentro con personas que en otras circunstancias no verías.

Y te da la oportunidad de ver que las personas sÍ están interesadas en el futuro. Las largas filas para escuchar hablar a Alejandro Solalinde de su propuesta, las de quienes quieren apreciar un espectáculo con Emma Alcocer o Andrea Herrera a la cabeza, o bien quienes participan en talleres de teatro, tarot literario, actividades infantiles, en fin. Que no me alcanzan las letras.

Familias completas dividen el gasto para que todos puedan llevarse un pedacito de Filey, amigas que deciden antes de viajar recorrer estos senderos para cargar al recorrido la compañía adecuada, viajeros de diversas latitudes que por nueve días encuentran en Mérida el lugar adecuado para vivir. El punto donde podemos todos tener el presupuesto necesario para llevarnos las literaturas que conquisten el ojo y el corazón.

Aún queda mucho por ver en la Filey, ya que se anunciaron homenajes por los centenarios de Guadalupe “Pita” Amor, Carlos Urzaiz Jiménez y Felipe Escalante Ruz, Wilberth Herrera, Raúl Renán y Raúl Cáceres Carenzo, que reunirán a estudiosos de su obra. Pero me quedo con lo más importante de todo: los niños y los jóvenes están leyendo, y esa es mi esperanza.