MÉRIDA, Yuc.- La ola de suicidios en Yucatán sigue imparable, pues a una semana de que culmine el primer semestre se han registrado 112 muertes autoinfligidas, cuando en el mismo lapso de 2017 fueron 102.

Los últimos casos ocurrieron la noche del martes en Cuzamá en donde un hombre se dio un disparo de escopeta en la boca, y el otro, anteayer, un médico se quitó la vida por medio del ahorcamiento en Mérida.

En el caso de Cuzamá, se informó que alrededor de las 10 de la noche del martes pasado, Jorge Soberano Herrera, de 43 años, se privó de la vida de un escopetazo en la boca, lo que le destrozó la cabeza.

El occiso fue identificado por su padre, quien relató a las autoridades que luego de platicar con su hijo, éste se dirigió a su habitación y de pronto escuchó una detonación y al ir a verlo, lo halló muerto, y al lado una escopeta calibre 20.

Caso del médico 

El segundo caso ocurrió en Mérida y se trató del médico Alejandro Ramayo Gómez, de 53 años, quien se quitó la vida en la mañana del miércoles en su domicilio en el fraccionamiento Real Montejo.

La empleada doméstica encontró a su patrón ahorcado, colgado de en un ventilador de techo de su habitación.