Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- El tabasqueño C. J. M. H. fue imputado a proceso penal por el delito de violencia familiar porque supuestamente eran constantes los abusos y agresiones físicas y verbales contra su pareja sentimental.

La denunciante, hace cuatro años, se separó del sujeto y durante todo ese tiempo buscó llevarlo ante un juez del Nuevo Sistema de Justicia Penal.

Al fin el juez de control Luis Mugarte Guerrero lo llamó para que rindiera cuentas por la denuncia que interpuso en su contra su ex pareja de identidad reservada.

El juez Mugarte le impuso las medidas cautelares de no salir del país, sólo puede habitar en Mérida y Tabasco; someterse a la vigilancia del Centro Estatal de Medidas Cautelares; la obligación de firmar en dicho centro, entre otras.