Luis Fuente
MÉRIDA, Yuc.- El taxista Freddy M. C. O., acusado de asesinar a una joven mujer en la madrugada del lunes pasado y luego arrojar el cadáver en la carretera Halachó-Maxcanú, guardó total hermetismo al ser presentado ante el Juzgado Primero de Control, donde se le imputó el delito de feminicidio.

A petición de los fiscales, la juez Diana Garrido Colonia decretó la prisión preventiva por un plazo de 10 meses a este sujeto.

La juez Garrido Colonia resolverá la situación jurídica del acusado en una audiencia que se llevará a cabo el próximo día 6 en el Centro de Justicia Oral de Umán.

Este viernes Milenio Novedades informó que agentes de la Policía Estatal de Investigación detuvieron al taxista Freddy M. C. O., de 56 años de edad, por su participación en el asesinato de una mesera de un bar de Maxcanú.

El arresto de este sujeto fue en cumplimiento de una orden de aprehensión expedida por la juez Garrido Colonia por el delito de feminicidio.

En la audiencia realizada este viernes en el Centro de Justicia Oral de Umán, este taxista de la ruta Halachó-Mérida se reservó el derecho de rendir su declaración sobre los hechos que se le imputan y se limitó a pedir la ampliación del término para que su situación jurídica sea resuelta.

De acuerdo con las indagaciones, el ahora detenido conducía un taxi colectivo de la ruta Mérida-Halachó y abordó a la mujer en una gasolinera, y durante el viaje le propuso sostener relaciones íntimas, a lo que la fémina se negó, por lo que en un arranque de furia la asesinó a golpes, y tras caer la fémina boca arriba, la mató al dejarle caer en el cráneo una roca.

La occisa continúa en calidad de desconocida en el Servicio Médico Forense, ya que nadie se ha presentado a reclamar el cuerpo.