Milenio Novedades
KANASÍN, Yuc.- Este domingo por la mañana se quemó una casa en la calle 65-E con 4 y 6 del fraccionamiento Villas de Oriente, en Kanasín, y por poco se escribe la tragedia, pues en ella estaba encerrado un niño de 10 años de edad, quien logró salir y ponerse a salvo gracias a la intervención de los vecinos que se percataron del siniestro y escucharon al menor pedir ayuda.

El infante se quedó dormido y estaba bajo llave mientras su padre salía a hacer unas compras en un lugar cercano.

La causa del incendio fue una veladora colocada en un altar dedicado a recién fallecida mamá del menor. La veladora estalló y comenzó el siniestro. 

El niño despertó y asustado comenzó a pedir auxilio, por lo que llegaron en su ayuda varias personas del rumbo, encabezadas por el señor Alfonso Medina, quien logró entrar a la casa y sacar al menor.

Al sitio llegaron los bomberos para acabar con la contingencia en pocos minutos, y paramédicos de la SSP atendieron al niño para luego llevarlo a una clínica pues había respirado humo y estaba intoxicado.

El papá ya se encontraba ahí y explicó que por seguridad había puesto la llave de la puerta, pero no se imaginó que fuera a ocurrir una situación como ésta, que dejó totalmente quemada la primera pieza de su domicilio.