Óscar Chan/SIPSE

MÉRIDA, Yuc.- Unos 50 vendedores ambulantes, que vienen en su mayoría de Chiapas, estarían afectando severamente la producción maderera en el Estado, puesto que comercializan y venden sus productos a mitad de precio, además de que la materia prima que utilizan proviene de la tala ilegal de árboles, denunció la Cámara Nacional de la Industria Maderera (Canainma) en su delegación sureste.

El presidente de este organismo empresarial, Daniel Jesús Xool Alcocer, quien asumió el cargo hace dos semanas, indicó que estos comerciantes ambulantes representan una “competencia desleal” con la que resulta muy complicado competir, ya que ofrecen muebles y otros artículos con un precio 50 por ciento menor a lo estipulado por los productores.

“Los vendedores ambulantes que provienen de otros estados nos afectan severamente, además de que sus productos vienen de una tala ilegal de árboles, por lo que su costo en materia prima prácticamente es de cero y eso influye para que vendan sus muebles a un precio muy barato”, denunció.

Recalcó que a pesar de que en Yucatán existen requisitos legales para el corte y traslado de la madera, los vendedores ambulantes no cumplen con esta reglamentación por lo que prácticamente sus artículos recaen en la ilegalidad.

“Para transportar la madera nosotros necesitamos un certificado legal, pero los taladores de otros estados vienen con muebles de madera talada en el bosque, que una vez transformada resulta difícil de detectar”, apuntó.

Xool Alcocer indicó que ante este panorama difícil, los empresarios madereros buscarán un acercamiento con el Ayuntamiento de Mérida con la finalidad de que se realice un sondeo y se les obligue a los vendedores ambulantes a legalizarse.

“No es justo porque nosotros pagamos impuestos, pagamos el sueldo de un contador y pagamos por el derecho de la madera de procedencia legal, mientras que ellos (los vendedores ambulantes) no pagan nada de eso”, refirió.