MÉRIDA, Yuc.- El militar Víctor L. H. F., quien en la madrugada del sábado 4 pasado baleó a un hombre en el fraccionamiento Residencial Pensiones, fue vinculado por el delito de homicidio en grado de tentativa, ya que se comprobó que actuó con dolo y no en defensa propia como alegaban sus abogados. Víctor es instructor de tiro de combate y sabía en qué lugares del cuerpo de su víctima tenía que disparar para causar el mayor daño e incluso la muerte.

La defensa también alegó que este soldado no se dio a la fuga sino que supuestamente se dirigía a la base militar a reportar los hechos a sus superiores, a lo que la juez segundo de control, Blanca Bonilla González, tampoco dio validez debido a que el informe homologado de los policías aprehensores de la Secretaría de Seguridad Pública se indica que hubo una persecución por varias patrullas e incluso una de ellas tuvo que cerrar el paso al vehículo del ahora vinculado, quien se negaba a detenerse.

Como publicamos, en la madrugada del sábado 4 pasado, este militar amante de la mujer de un vecino del fraccionamiento Residencial Pensiones, baleó a un individuo debido a que la fémina iba a abandonar a su marido y la víctima –quien es amigo del ofendido- trató de impedirlo.

El lesionado Luis R. T. de 27 años, quien recibió todos disparos uno en el abdomen y uno más en el rostro, se debate entre la vida y la muerte en el Hospital O’Horán.

En la audiencia realizada en el Centro de Justicia Oral, la juez de control Blanca Bonilla González vinculó al militar Víctor L. H. F. por el delito de homicidio calificado en grado de tentativa y confirmó la prisión preventiva, medida cautelar que estará vigente por el tiempo que dure el proceso.

La juez concedió a la Fiscalía General del Estado un plazo de tres meses para el cierre de investigación de este caso.