MÉRIDA, Yuc.- La pérdida reciente de su padre y de su sobrino servirá como fuente inspiración y de motivación para el izamaleño Armando Cáceres Torres, quien interpretará el papel de Jesús durante la representación de la Pasión de Cristo en Pacabtún.

Motivado por su educación religiosa que se le inculcó desde niño, a sus 29 años de edad, el joven Armando decidió que era el momento de interpretar el personaje de Jesús como una forma de agradecer al Señor los favores recibidos y de manifestar su fe.

Sin embargo, nunca imaginó que su debut en el papel sería marcado por la muerte repentina de su padre el pasado mes de enero y la coincidencia de la fechas con el deceso de su sobrino hace un año.

“A ellos dedicaré mi interpretación ya que serán mi inspiración y la motivación para dar lo mejor de mí”, señaló en entrevista.

Informó que aunque hay una tradición familiar de participación en el vía crucis, en las que destacan las cinco ocasiones que su hermano Rafael Antonio interpretó a Cristo y los diversos papeles en que él ha colaborado, nunca imaginó tener el honor de encarnar al Hijo de Dios, puesto que la lista de aspirantes inscritos para el papel era larga.

Abundó que el párroco Juan Pablo Moo Garrido directamente lo llamó para darle la noticia de su selección, lo cual lo llenó de júbilo.

Conoce los horarios de oficios de días santos en Mérida

“El padre me recomendó no cortarme el cabello y bajar de peso para la caracterización, además me impartió sesiones de catecismo y me motivó a leer completo el evangelio de San Juan y eso me permitió conocer a profundidad la vida de Jesús; también me reveló muchas cosas que desconocía acerca de su vida”, apuntó.

Asimismo, señaló que el vía crucis será muy especial ya que a sugerencia del sacerdote, se amplió el recorrido con el objetivo de que más gente de la comunidad se involucre en el acto.
Compartió también que las tres semanas de ensayo y las distintas experiencias que ha vivido en esta etapa de su vida le ha otorgado a él y a toda su familia la serenidad, tranquilidad y sosiego para sobrellevar su dolorosa pérdida.