Adán Escamilla/SIPSE

MÉRIDA , Yuc.- Un joven de apenas 19 años falleció esta mañana al recibir una violenta descarga eléctrica, esto en una bodega del Barrio de Santiago.

El cuerpo quedó tirado y fue la Semefo el que lo retiró para llevar a cabo la autopsia de rigor.

Según la información recabada R. L. G. laboraba (no se tiene precisión si como vendedor de perros calientes o de helados) en el parque ubicado en la calle 72 x 59 del mismo barrio.

Luego de terminar con sus labores durante la noche, alrededor de las cinco de la mañana se dirigió a la bodega (calle 57 entre 72 y 74) en la que se guardan varios insumos del "carrito".

Cuando R.L.G. llegó, sacó los productos, sin embargo se pegó a uno de los carritos metálicos, que casualmente estaba junto a unos cables eléctricos, por lo cual recibió una tremenda descarga que lo aventó al piso.

Sus compañeros intentaron auxiliarlo, por lo que se pidió la intervención de paramédicos de la Secretaría de Seguridad Pública.

Cuando éstos llegaron y lo revisaron vieron que ya estaba muerto, por lo cual se le cubrió y se dio parte al Semefo que al llegar realizó las indagatorias en el lugar para luego trasladar el cuerpo, el cual fue reconocido por familiares que trabajaban con él.