Mérida, Yuc.- Los jóvenes de entre 12 y 18 años representan la población más vulnerable para adquirir una adicción a las redes sociales, ya que el cerebro del joven aún no ha madurado lo suficiente para tener la capacidad de inhibir la producción de un neurotransmisor como la dopamina, indicó Arsenio Rosado Franco.

El médico psiquiatra explicó que la dopamina produce placer y puede generarse en exceso por cada “like” o “emoticón” que espere el usuario de una red social como Facebook.

La persona que se encuentra en una adicción, buscará conseguir esa aprobación para sentirse bien, indicó.

Expertos estiman que un joven que pasa entre cuatro y cinco horas al día en una red social ya presenta síntomas de adicción, los padres muchas veces tienden a “satanizar” el uso excesivo, pero es necesario que conozcan sus desventajas y tengan mejor comunicación con sus hijos para prevenir un problema de salud.

Rosado Franco añadió que los padres muchas veces por “comodidad” dejan que sus hijos desde los seis años de edad cuenten con un dispositivo móvil, sin tomar en cuenta la inmadurez del cerebro tan joven de estos, lo que a la larga generará una dependencia a estar conectado.