Conformar un equipo de alto rendimiento y competitivo es complicado por naturaleza, pero no imposible con disciplina y organización. Pero, antes de formar dicho equipo, los líderes deben ocuparse en evitar las rotaciones de personal para no frenar el crecimiento de la empresa y de cada uno de los miembros de su equipo. Podrás ponerme el pretexto que quieras, pero no depende del puesto la alta rotación, sino depende de la empresa y sus líderes.

Aquí te presento 5 razones por las que los empleados rotan:

1.- Falta de crecimiento.- Más que de la empresa, de ellos mismos. No hay aspiraciones para puestos más elevados porque la organización no contempla crecimiento personal dentro del negocio. El desarrollo podría darse por dos vías: expansión de la empresa o escalar en el organigrama.

2.- No existen motivaciones.- De sus jefes o de sus compañeros de trabajo. Sabemos que una palmada en la espalda, un incentivo económico o una felicitación pudieran servir de motor para motivar a algunas personas, no sólo a dar lo mejor, sino a trabajar felices y contentos con lo que colaboran.

3.- No hay flexibilidad.- En algunas empresas se suele ser demasiado rígido con las políticas y eso lleva a la gente a sentirse muy apegada a seguir las instrucciones de cierta manera. Y no me lo tomes a mal, los procesos y los procedimientos están realizados para cumplirse tal y como están, pero las políticas pudieran ser más flexibles dependiendo del tipo de individuo.

4.- Su trabajo se vuelve mecánico.- Retomando los procesos y sistemas de la empresa, ahí no hay nada que discutir; sin embargo, pudiera el personal participar en el desarrollo de ciertos sistemas, pues nadie mejor que los que participan en el proceso para llegar a un mejor resultado en la empresa.

5.- Falta de valores.- Para algunas personas siguen siendo importantes ciertos valores en la esencia de las personas, así como la esencia de la empresa misma, pero se tienden a romper lazos con el personal. Por ejemplo la empresa que sobre estima el trabajo sobre la familia de manera exagerada.

Pudieran existir otras razones por las que la gente renuncia a sus trabajos: maltratos, falta de planeación, capacitación escasa y muchas más, pero estos mencionados con anterioridad considero los primeros a cuidar en la organización.