MÉRIDA, Yuc.- No les fue bien en la jornada de este lunes a Jonathan M. Á. y Óscar M. L. T., acusados de ser los autores materiales del asesinato de Emma Gabriela Molina Canto, pues los fiscales presentaron fotografías y un video de una cámara de vigilancia de una casa cercana al predio donde fue asesinada la víctima, en el que se ve claramente al primero corriendo del sitio crimen y al otro no se le aprecia el rostro porque tenía puesta una gorra.

También compareció personal del hotel “Dolores del Alba”, las dos recepcionistas y tres trabajadores más, quienes identificaron a los acusados como huéspedes de ese lugar el día anterior y cuando fue asesinada Emma Molina.

En el tercer día del juicio oral que se sigue en contra de estos dos individuos, acusados de ser los autores materiales del crimen de la señora Molina Canto, comparecieron como testigos la gerente del hotel “Casa de Teté”, un perito fotógrafo de la Fiscalía y personal del “Dolores del Alba”.

Durante la comparecencia del perito fotógrafo, los fiscales exhibieron el video de la cámara de vigilancia de un predio aledaño al lugar de los hechos, en el fraccionamiento San Luis de esta ciudad, en el que se aprecia a dos individuos que pasan corriendo y se ve que uno de ellos es Jonathan, mientras que al otro no se le aprecia el rostro porque tiene puesta una gorra verde con una franja blanca. Sin embargo, los testigos del hotel señalaron que Óscar portaba una prenda similar.

El perito fotógrafo explicó que del video de vigilancia se tomaron fotografías para fijar las imágenes en las que aparecen los dos acusados huyendo luego de cometer el asesinato que se les imputa.

Luego compareció el gerente del hotel “Dolores del Alba”, quien confirmó que personal de la policía se presentó a pedirle revisar los video de las cámaras de vigilancia del 27 de marzo de 2017, y durante tres días las estuvieron observando y extrajeron lo que les interesaba.

Mencionó que unas semanas después los agentes regresaron a pedir una nueva revisión, pero en esa ocasión no se les pudo proporcionar debido a que las imágenes sólo se guardan por un lapso de 15 días.

Posteriormente compareció el cocinero de este hotel, quien identificó a los dos acusados, pues aseguró que son los mismos que alrededor de las 11:30 de la mañana del 27 de marzo de 2017 le pidieron dos hamburguesas, dos órdenes papas “a la francesa” y cuatro cervezas, servicio que les llevó hasta una mesa en el área de la piscina de ese sitio. Añadió que le pagaron con un billete de 500 pesos y le dieron de propina 50 pesos.

Mencionó que uno estaba sin camisa y portaba una gorra verde con una franja blanca, mientras que el otro tenía una playera obscura.

Cabe señalar que el mismo día que se cometió el asesinato de Emma Molina, por la mañana los acusados Jonathan M. Á. y Óscar M. L. T. subieron unas fotos en Facebook donde se les ve precisamente ingiriendo cervezas y comiendo papas fritas frente a una piscina, y donde señalan que la están pasando “chido” (muy bien) en Mérida, y presumen tener “mucho dinero” para gastar.

Muere motociclista tras chocar... no llevaba casco

También comparecieron las dos recepcionistas de ese mismo hotel, quienes asimismo identificaron a estos dos jóvenes como huéspedes los días 26 y 27 de marzo de 2017, e incluso una de ellas fue quien registró su entrada y salida.

Por último se presentó la gerente de la “Casa de Teté”, quien señaló que por medio de la aplicación Booking, Rogelio C. R. B. reservó hospedaje en ese lugar a finales de marzo de 2017.

Las imágenes de video son evidencia de peso en el juicio.