En estos tiempos cuando se ubica a las energías alternativas como una gran oportunidad de contrarrestar los efectos del cambio climático, no podemos dejar de pensar que en Yucatán una fuente que podría ser de gran utilidad por su componente básico de generación es la solar, ya que gran parte del año somos bendecidos por los intensos rayos del sol y con altas temperaturas. De hecho, en varias casas de la capital yucateca ya podemos observar paneles de diferentes tamaños y capacidades. La energía solar es la producida por la luz del astro utilizando sistemas fotovoltaicos. Las células fotovoltaicas convierten la luz del sol en electricidad por el llamado efecto fotoeléctrico, por el cual determinados materiales son capaces de absorber fotones (partículas lumínicas) y liberar electrones, generando fluido eléctrico.

Por otro lado, los colectores solares térmicos usan paneles o espejos para absorber y concentrar el calor del sol, transferirlo a un fluido y conducirlo por tuberías para su aprovechamiento en edificios e instalaciones o para la producción de electricidad. Recordemos que el sol proporciona energía de dos formas diferentes: calor y luz. La emisión de calor es aprovechada mediante espejos de manera que los rayos del sol se concentran en un receptor que alcanza temperaturas de hasta 1,000 Celsius. Este calor se utiliza para calentar un fluido que genera vapor. El vapor finalmente mueve una turbina y produce electricidad. También proporciona luz que se convierte en electricidad a través de paneles fotovoltaicos. Estos equipos están formados por grupos de células o celdas que transforman la luz (fotones) en energía eléctrica por medio de los electrones. Cada año el sol arroja 4 mil veces más energía que la que consumimos, por lo que su potencial es prácticamente ilimitado.

La intensidad de energía disponible en un punto determinado de la tierra depende del día del año, de la hora y de la latitud. Además, la cantidad de energía que puede recogerse está sujeta a la orientación del dispositivo receptor. Actualmente es una de las energías renovables más desarrolladas y usadas en todo el mundo. Entre las energías renovables que más se están empleando, la solar es la más importante hasta el momento, con inversiones millonarias en tecnología e instalaciones. Se construyen decenas de granjas solares alrededor del mundo para generar cientos de megawatts de electricidad, con las cuales se produce energía eléctrica verde o limpia, que ayuda enormemente a combatir el calentamiento global.