José Salazar
MÉRIDA, Yuc.-“La fiebre amarilla, transmitida por un flavivirus del mosco Aedes aegypti, puede reingresar en algún momento al país”, señaló el doctor Rafael Ojeda Baranda, epidemiólogo del Hospital General “Dr. Agustín O’Horán” de Mérida.

La epidemia de fiebre amarilla selvática, la cual afecta actualmente a Brasil, constituye el brote más severo de las últimas cinco décadas y despierta la preocupación de los médicos locales y de otros países, algunos de ellos ni siquiera colindantes.

Es importante diferenciar la fiebre amarilla (hasta el momento erradicada del Estado), de la hepatitis viral, esto se hace por medio de un estudio puntual de laboratorio. Este padecimiento ha cobrado vital importancia por el número de casos y muertes relacionadas que se reportan a nivel mundial.

El investigador dijo que la fiebre amarilla consta de tres etapas, la primera de estas es la infección, en la que el paciente presenta dolores de cabeza y musculares, sofocación, vómitos e ictericia (coloración amarillenta de la piel), lo que hace que esta enfermedad tienda a confundirse como hepatitis, dichos síntomas duran de tres a cinco días.

La siguiente etapa, indicó, es conocida como remisión, en la cual la fiebre y otros síntomas desaparecen y la mayoría de las personas se recupera en esta etapa, sin embargo, otras pueden empeorar en las siguientes 24 horas.

Y finalmente, la intoxicación, en donde se presentan problemas con el corazón, el hígado y el riñón. También se pueden presentar trastornos hemorrágicos, convulsiones, coma y delirio.

Ante el esto, el médico exhortó a saber diferencia entre fiebre amarilla y hepatitis viral.