Redacción/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- Tras el triunfo de ayer, los Leones de Yucatán le agradecieron al gobernador, Rolando Zapata Bello por el apoyo recibido a lo largo de estos años, ya que ese impulso los llevó a ganar el título de la Liga Mexicana de Béisbol.

Desde que inició su gestión Zapata Bello contempló una remodelación al estadio de béisbol 'Parque Kukulcán Álamo' al que se le realizó la nivelación de todo el terreno de juego, instalación de los postes jonroneros, cambio a las gradas de la zona general y jardín central, pintura exterior, así como los detalles de accesos y baños y la repavimentación y colocación de cajones en todo el estacionamiento.

Las obras también incluyeron cambios en el vestidor y dugout visitante, el clubhouse melenudo, y la redirección de las nuevas luminarias de todo el estadio.

También te puede interesar: Hoy, el Juego de Estrellas en el Kukulcán con siete campeones Leones

Milenio Novedades informó esta madrugada que el grito reprimido desde hace 12 años, al fin se pudo gritar a todo pulmón: los Leones de Yucatán son campeones.

Apagado con el fusil, Luis Felipe Juárez apareció en el momento justo al descargar un cuadrangular de dos carreras, en la tercera, y después, en la cuarta, otro igual que estuvo apagado Sebastián Valle conectó jonrón solitario para llevar a las fieras a su anhelada cuarta corona con un emocionante éxito de 4-3 ante los Sultanes de Monterrey, que nunca se rindieron.

Y es que con la pizarra 4-2, Víctor Mendoza disparó jit productor ante los envíos de Chad Gaudin, quien volvió a lucir retirando las últimas dos entradas.

Rola a Everth Cabrera que completó Madero para sacar a Mendoza puso el aut 27 convirtiéndose el repleto Kukulkán Álamo en un manicomio de gritos y aplausos, que al final también fueron para los Sultanes.
Desde el arranque, ambos conjuntos buscaron ser pacientes haciendo que el pitcheo trabaje demás, e igual se recurrió frecuentemente al toque de sacrificio cuando había corredor en la inicial.
También conscientes de que no hay mañana, ambos mánagers realizaron algunos ajustes en el line-up. Roberto Kelly envío a Yadir Drake como cuarto leño y a Ricky Álvarez lo mando como séptimo bate, y del lado selvático, como el abridor Marco Tovar es zurdo, José Juan Aguilar fue enviado a jugar en vez de Leo Heras, utilizado cuando al pitcher derecho.

Pronto, ambos equipos consiguieron anotar. Los selváticos en su primer turno al bate, con jit del "Cacao" Jesús Valdez que remolcó a Rubén Sosa, que avanzó con toque de sacrificio de Everth Cabrera.
Después de haber dejado a un corredor en posición de anotar en la primera, en la siguiente ya no fallaron al dar imparable productor Victor Mendoza y en la tercera añadieron otra con elevado de sacrificio de Yunior Drake.

(Foto: Marco Moreno/Milenio Novedades)

Los selváticos dejaron ir una importante oportunidad, cuando con dos fuera, en la quinta, y ya ante Manny Acosta, en sustitución de Tovar, llenaron las bases, pero Leo Heras fue ponchado por Nick Struck para aplacar la rebelión.

Ganó Yoanner Negrín, que tuvo un desempeño no impecable, pues batalló mucho con sus envíos. De hecho, la primera entrada tardó casi 20 minutos, creciendo en el momento de apuro al servir par de chocolates.
En total lanzó pelota de seis jits con dos carreras, golpeó a uno y dio una base.
Se cometieron par de yerros, pero también hubo varios jugadas defensivas importantes, cuajando par de dobles matanzas.

Al final, reunidos en el centro del diamante agradecieron al Señor con una plegaria.