William Sierra/SIPSE

Mérida, Yuc.- El “Beto Ávila” de Cancún se vio iluminado de fuegos artificiales, con la fiesta ofensiva que armaron anoche los Leones de Yucatán.

El pitcheo de los Tigres de Quintana Roo no pudo hacer nada ante el poderío mostrado por los selváticos que hicieron contacto a la pelota como si se tratara de una práctica de bateo. Colocaron 20 estacazos en tierra de nadie para asegurar la serie con escandalosa victoria de 18x3.

Anoche no hubo un solo pelotero melenudo que no contribuya en la paliza, aunque una vez más habrá que nombrar aparte a Luis Felipe Juárez, quien sigue encendido con el madero. El “Pepón” contribuyó con cuatro carreras, tres de ellas con su décimo tercer cuádruple que lo coloca en la cima de ese departamento junto con el sultán Ricky Rodríguez y el acerero Jesús Castillo. Llegó a 50 producidas.

El “Pepón” Juárez es líder en jonrones. (Foto: Milenio Novedades)

El bombazo de Juárez vino a coronar un ataque de siete anotaciones en el cuarto episodio en el que desfilaron 11 melenudos.

Sebastián Valle igual estuvo activo con el fusil al traer al plato cuatro carreras con par de indiscutibles.

En el festival de batazos, Art Charles no se podía quedar atrás y apoyo la causa con su noveno jonrón, de dos carreras en el primer episodio ante el derrotado Jesse Estrada (3-2).

También produjeron a dos registros José Juan Aguilar y Jesús “Cacao” Valdez, quien tuvo que dejar el partido por un pelotazo en la espinilla, en la quinta, y a una carrera contribuyeron, Everth Cabrera, Leo Heras y Alán López.

Explotan.

Ganó Felipe Arredondo (2-1), quien tuvo los recursos suficientes para controlar la situación, justo cuando parecía que los bengalíes tomarían tierra de por medio ante un Mario Meza, que en su presentación como abridor le fue muy mal.

De hecho, Meza no pudo sacar ningún aut, fue enviado rápido a las regaderas, empero para su fortuna sus compañeros, encendidos con el madero, hicieron olvidar la pésima salida, y Arredondo detuvo con su látigo a los quintanarroenses.

Rubén Sosa en esta ocasión no figuró entre los productores melenudos.(Foto: Milenio Novedades)

Esta vez a Meza se le perdió la brújula. Admitió tres registros, dos de ellos al firmar sendos pasaportes a Brian Hernández y C.J. Retherford, ambos con la casa llena.

Arredondo, en cambio, estuvo impecable, mantuvo con la cadena cortísima a los Tigres, que sólo le pudieron pegar un jit y engomó a tres, en cinco actos completos.