William Sierra/Milenio Novedades
MÉRIDA.- José Samayoa volvió a ser ese lanzador que nos tiene acostumbrado, hermético, controlado, metiendo la pelota dónde él quiere, haciendo ver mal a los Diablos Rojos del México, que sucumbieran ante los Leones de Yucatán, 6-3, en el primero de la serie, en la capital del país.

Irónicamente en el “Fray Nano”, considerado el paraíso para los bateadores, fue donde Samayoa sujetó en cuatro jits a los escarlatas, en cinco episodios, apuntándose al fin su primer éxito, luego de tres fallidas salidas.

Ofensivamente, fue respaldado con zarpazo de cuatro registros en la cuarta, en la que dos las envió al plato Luis Felipe Juárez, otra Walter Ibarra y una más entró por wildpich del derrotado Carlos de León (4-2), quien venía de ganar sus últimas cuatro salidas.

Ibarra, quien se fue de 4-2, también produjo otra, la de la quiniela, en el primer acto, con sencillo al central para remolcar a Everth Cabrera, que recibió con doble a De León, siendo este castigado con un registro más, en la segunda, al atizar oportuno Héctor Hernández que envió al plato a José Juan Aguilar.  De hecho, Aguilar, de 3-2, fue junto con Ibarra los únicos que pudieron batear más de un indiscutible.

Salvo el tercer rollo que se le complicó y le anotaron tres veces, Samayoa estuvo en aguas tranquilas. Completó su labor con cuatro ponches y tres bases.  Luego, acabaron de maniatar a los pingos, Oscar Félix, en un tercio; Maikel Cleto, en dos, y Chad Gaudin, quien se apuntó su octavo salvamento, en tres bateadores.