Mérida, Yuc.- Con imágenes captadas bajo las aguas de los cenotes de la Península expresa todo tipo de visiones de la vida, así como sus emociones más profundas, la fotógrafa holandesa Lianne Strik en su muestra fotográfica “Nereidas”, la cual fue inaugurada este jueves por la noche en la Galería El Zapote.

La muestra presenta la figura femenina en estéticas composiciones que son evocaciones de las deidades griegas, de ahí su nombre, las cuales utiliza la artista visual para abordar temas universales como el tiempo, la vida y los sentimientos.

El trabajo requirió de más de tres años, en los cuales la creadora exploró distintos parajes subacuáticos y trabajó de la mano de distintas modelos para componer cada una de las piezas fotográfica de la serie.

La muestra “Nereidas”, que busca plasmar la magia y lo místico de los cenostes, permanecerá abierta hasta el 14 de marzo en horario de 10:00 a 14:00 horas; la entrada es gratuita.

Presentadas en mediano formato, la colección está conformada por 9 piezas tomadas en digital, las cuales no son intervenidas ni retocadas y prescinden del uso de luces artificiales donde se habla de la vida en México a través de los ojos de una mujer extranjera.

No se utiliza equipo de buceo en las sesiones y generalmente se trabaja con mujeres de otros países porque esa condición las hace más fuertes, señaló Lianne.

Explicó que para realizar cada una de sus obras inicia con un trabajo de exploración de nuevos escenarios, donde hace pruebas con la modelo y la colocación de los distintos objetos que utiliza como espejos, relojes, elementos de la región y de la cultura maya.

La europea compartió que una de las modelos que aparece en la colección fotográfica no sabía nadar, pero gracias a la experiencia que vivió a su lado, se ha especializado como buzo, logrando inmersiones de hasta treinta metros para llevar a cabo el trabajo creativo.

La holandesa Lianne Strik. (Foto: José Acosta)

Lianne Strik, quien cuenta con casi dos décadas dentro de trayectoria en la fotografía, inició como aficionada durante sus expediciones como buzo en distintas playas del Caribe y de distintos mares del mundo; posteriormente se inscribió en una Escuela de fotografía en Nueva York.

Por recomendación de un maestro, se mudó a Valladolid ya que Yucatan le proporciona las dificultades y condiciones que la obligan a esforzarse; la ciudad yucateca ha sido el punto de partida de sus expediciones en los distintos cenotes de la Península.