MÉRIDA, Yucatán.- Una joven estudiante de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady) fue acusada penalmente de disponer de más de 400 mil pesos de una cuenta bancaria de la que se había decretado un embargo a raíz de un juicio mercantil desde 2016.

La acusada es M. G. G. C. P., quien este martes fue imputada por el delito de abuso de confianza, pero las “bondades” del sistema penal acusatorio le permitieron quedar en libertad provisional sin que el juez segundo de control de Mérida, Luis Mugarte Guerrero, le decretara alguna medida cautelar.

En la audiencia realizada en el Centro de Justicia Oral de Mérida, la acusada se reservó el derecho de rendir su declaración sobre los hechos que se le imputan y pidió la ampliación del término para que se resuelva su situación jurídica.

También te puede interesar: Piden ayuda para localizar a adolescente de Tizimín

El juez Mugarte Guerrero fijó la audiencia de vinculación para el próximo sábado, y señaló a las partes involucradas que, en este tipo de casos, si llegan a un acuerdo reparatorio se extingue la acción penal.

Los fiscales solicitaron que se aplicara a la acusada la medida cautelar de prisión preventiva, bajo el argumento de que dispone de los recursos para darse a la fuga, ya que cuenta con pasaporte y visa de Estados Unidos, además de que habla el idioma inglés.

Por su parte, la defensa se opuso a esa medida y solicitó que se le fijara una garantía económica, firmar ante el Centro Estatal de Medidas Cautelares y no salir del país. Incluso indicó que se entregaría el pasaporte de su cliente.

Sin embargo, el juez Mugarte Guerrero decidió no aplicar ninguna medida cautelar a la joven estudiante, precisamente porque podría causarle problemas en su facultad. Además, por su condición de estudiante, el juez consideró que imponer una medida cautelar sería gravosa para ella, ya que no trabaja.

Por ello, la acusada se retiró tranquilamente del Centro de Justicia Oral al término de la audiencia.

Usa recursos embargados 

En la causa penal, que es la 43/2018/, se indica que a raíz de un juicio mercantil, un tribunal de esa materia embargó una cuenta bancaria, lo que se notificó a la acusada el 12 de enero de 2016, aproximadamente a las 13:15 horas, y ella misma quedó como depositaria.

Sin embargo, antes de que concluyeran los trámites ante el banco para inmovilizar esa cuenta, la imputada dispuso de 474 mil pesos, y dejó sólo 28 mil. Por ello fue denunciada penalmente por el delito de abuso de confianza.