Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- Fragmentos del territorio de lo que ahora es la Península de Yucatán pudieran estar en el espacio y la Luna luego del violento impacto del meteorito en esta zona hace 65 millones de años, afirmó el académico Jaime Urrutia Fucugauchi, director honorario y encargado de dirigir el proyecto del Instituto de Investigación Científica y Estudios Avanzados Chicxulub (Iiceac), durante la inauguración de la Litoteca del Cráter de Chicxulub, que este viernes fue entregada a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Con la inauguración de esta obra y de los laboratorios de Geofísica de la UNAM, el Estado abre las puertas para investigaciones multidisciplinarias futuras en las áreas físico-matemáticas, naturales y de ingeniería.

Durante la visita del rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers, también se firmó el decreto de la creación del Liceac, el cual albergará todo el material de investigación sobre la caída del meteorito y la extinción de los dinosaurios.

Raúl Godoy Montañez, secretario de Investigación, Innovación y Educación Superior de Yucatán (Siies), destacó que la Litoteca de Chicxulub, con una superficie de 540 metros cuadrados, albergan 35 mil núcleos recuperados de la misión 364 durante las excavaciones que se realizaron en el cráter.

El titular del Siies dijo que con estas obras entregadas en el Parque Científico y Tecnológico de Yucatán, se consolidará un recinto de investigaciones que resguarden la historia del Estado, con unos 110 millones de años que poco a poco van dando explicaciones a la existencia de la humanidad.